Maculopatía del Envejecimiento

El centro de la retina se denomina la mácula y es la responsable de la visión central y de la capacidad de ver detalles y los colores con precisión. La región macular tiene un diámetro de aproximadamente 1000 micras, es decir su área puede equivaler a una "o" de este texto. La maculopatía del envejecimiento es una enfermedad progresiva de esta región central de la retina. La enfermedad es más común en personas mayores y por esto se relaciona con el envejecimiento.

                                                       

Cuando se afecta la mácula, el ojo ve una mancha central borrosa y pierde la capacidad de ver detalles como por ejemplo las letras de un texto. Aparecen escotomas que son áreas localizadas de pérdida de visión. Los objetos se observan distorsionados o muy tenues. Las líneas rectas pueden verse onduladas.

La causa de esta enfermedad no está bien determinada. Hay factores que parecen tener importancia como la falta de algunas vitaminas, alteraciones de la circulación de la retina, exposición excesiva a la luz ultravioleta y herencia.

La maculopatía del envejecimiento tiene dos formas de presentación. La variedad seca o atrófica en la que hay cambios en las células pigmentadas de la retina en forma de cicatriz. Para esta no existe un tratamiento efectivo.

La forma la húmeda, es en la que florecen vasos sanguíneos anormales en forma de membrana neovascular con sus efectos funestos. La membrana causa daño a las células fotorreceptoras y pérdida permanente de la visión. Estas membranas también pueden aparecer en personas jóvenes con miopía alta. La enfermedad se confirma con la angiografía fluoresceínica.

¿Puedo tener Maculopatia?

La enfermedad se desarrolla lentamente. Sin embargo, en la forma húmeda de la enfermedad, la visión se puede afectar rápidamente. Una forma de detectar la enfermedad es observando la rejilla de Amsler. Si al observarla usted detecta alguna distorsión en las líneas, puede tratarse de una maculopatía. El tratamiento consiste en medidas preventivas y nutricionales, y en las membranas húmedas la terapia fotodinámica. Lentes magnificadores especiales pueden ser de mucha utilidad.

Terapia Fotodinámica

Hasta el desarrollo de VisudyneÒ y la terapia fotodinámica no existía esperanza para los pacientes afectados de membranas neovasculares subfoveales. El tratamiento disponible hasta entonces disponible era tan agresivo como la enfermedad misma. Se utilizaba un láser térmico que destruía la membrana y a la vez los tejidos vecinos produciendo pérdida de la visión central.

                                                         

Hoy en día existe la terapia fotodinámica que consiste en inyectar una sustancia (Visudyne ) en la circulación y después de un momento, cuando ya la sustancia se ha adherido al endotelio (la capa más interna) de la neovascularización, se aplica una luz láser con una longitud de onda específica, para estimular cambios físicos y químicos en la droga, que entonces actúa "marchitando" la membrana.

El efecto final es la detención del crecimiento de la membrana previniendo así la pérdida de la agudeza visual y de la visión de contraste; a veces es necesario aplicar mas de una vez la terapia.

La terapia fotodinámica es un gran avance en la oftalmología y una esperanza para el control de la pérdida visual.

Texto preparado por:
Dr. Guillermo Marroquín G.
Dr. Leoncio Corrales R.



img