Enfermedades y Tratamientos:

Estrabismo

Es un trastorno en el cual los dos ojos no se alinean en la misma dirección y, por lo tanto, no miran al mismo objeto al mismo tiempo. La afección se conoce más comúnmente como "ojos bizcos" (estrabismo convergente).

Seis músculos diferentes circundan los ojos y trabajan "como un equipo" de manera que ambos ojos se puedan enfocar en el mismo objeto.

En alguien con estrabismo, estos músculos no trabajan juntos. Como resultado, un ojo mira a un objeto, mientras el otro ojo se voltea en una dirección diferente y se enfoca sobre otro objeto.

Cuando esto ocurre, se envían dos imágenes diferentes al cerebro: una desde cada ojo. Esto confunde al cerebro. En los niños, el cerebro puede aprender a ignorar la imagen proveniente del ojo más débil.

Si el estrabismo no se trata, el ojo que el cerebro ignora nunca verá bien. Esta pérdida de la visión se denomina ambliopía y también recibe el nombre de "ojo perezoso". Algunas veces, la ambliopía se presenta primero y causa el estrabismo.

En la mayoría de los casos de estrabismo en niños, la causa se desconoce. En más de la mitad de estos casos, el problema está presente al nacer o poco después (estrabismo congénito).

La mayoría de las veces, el problema tiene que ver con el control muscular y no con la fortaleza del músculo.

Otros trastornos asociados con el estrabismo en los niños abarcan: 

  • Síndrome de Apert
  • Parálisis cerebral
  • Rubéola congénita
  • Hemangioma cerca del ojo durante la lactancia
  • Síndrome de incontinencia pigmentaria 
  • Síndrome de Noonan
  • Síndrome de Prader-Willi
  • Retinopatía del prematuro
  • Retinoblastoma
  • Lesión cerebral traumática
  • Trisomía 18

El estrabismo que se desarrolla en los adultos puede ser causado por: 

  • Botulismo
  • Diabetes (causa una afección conocida como estrabismo paralítico adquirido)
  • Síndrome de Guillain-Barré
  • Lesión en el ojo
  • Intoxicación por mariscos
  • Accidente cerebrovascular
  • Lesión cerebral traumática
  • Pérdida de la visión por cualquier enfermedad o lesión ocular 

Los antecedentes familiares de la enfermedad son un factor de riesgo. La hipermetropía puede ser un factor contribuyente, especialmente en niños. Además, cualquiera otra enfermedad que cause pérdida de la visión también puede ocasionar estrabismo.

Síntomas

Los síntomas del estrabismo pueden estar presentes todo el tiempo o pueden ir y venir. Pueden abarcar: 

  • Estrabismo (ojos bizcos)
  • Visión doble
  • Ojos que no se alinean en la misma dirección
  • Movimientos oculares descoordinados (los ojos no se mueven juntos)
  • Pérdida de la visión o de la percepción de profundidad 

Es importante notar que debido a que los niños pueden desarrollar ambliopía muy rápidamente, es posible que nunca tengan visión doble.

Pruebas y exámenes

El examen físico abarcará una revisión detallada de los ojos. Igualmente se llevarán a cabo exámenes para determinar qué tan desalineados están los ojos.

Los exámenes de los ojos comprenden:

  • Reflejo corneal a la luz
  • Prueba de oclusión/desoclusión
  • Examen de la retina
  • Examen oftálmico estándar
  • Agudeza visual

También se lleva a cabo un examen del cerebro y el sistema nervioso (neurológico).

Tratamiento

El primer paso para tratar el estrabismo en los niños es prescribir gafas, de ser necesario.

La ambliopía u ojo perezoso se debe tratar primero. Se coloca un parche sobre el ojo bueno, lo cual obliga al ojo más débil a trabajar más intensamente.

Es posible que a su hijo no le guste usar un parche o gafas. Un parche obliga al niño a que vea inicialmente a través del ojo más débil. Sin embargo, es muy importante usar el parche o las gafas siguiendo las instrucciones.

Si los ojos aún no se mueven correctamente, se puede necesitar cirugía de los músculos oculares. Se fortalecerán o se debilitarán diferentes músculos en el ojo.

La cirugía de reparación de los músculos oculares no arregla la visión deficiente de un ojo perezoso y el niño posiblemente tenga que usar gafas después de la intervención. En general, cuanto más joven sea el niño cuando se realice la cirugía, mejor será el resultado.

A los adultos con estrabismo leve que aparece y desaparece les puede ir bien con gafas y ejercicios de los músculos oculares para ayudarles a mantener los ojos derechos. Las formas más graves del estrabismo en adultos necesitarán cirugía para enderezar los ojos. Si el estrabismo ha ocurrido debido a la pérdida de la visión, será necesario corregirla antes de que la cirugía para el estrabismo pueda realizarse con éxito.

Expectativas (pronóstico)

Después de la cirugía, los ojos pueden lucir derechos, pero los problemas de visión pueden seguir.

El niño todavía puede tener problemas de lectura en la escuela y para los adultos conducir puede ser más difícil. La visión puede afectar la capacidad para practicar deportes.

Con el diagnóstico y tratamiento oportunos, el problema por lo regular se puede corregir. El retraso en el tratamiento puede llevar a la pérdida de la visión de manera permanente en un ojo. Aproximadamente un tercio de los niños con estrabismo presentará ambliopía.

Debido a que muchos niños padecerán estrabismo o ambliopía de nuevo, necesitan una vigilancia cuidadosa.

Cuándo contactar a un profesional médico

El estrabismo requiere una evaluación médica oportuna. Solicite una cita con el médico o el oftalmólogo si su hijo:

  • Parece tener estrabismo convergente (ojos bizcos)
  • Se queja de visión doble
  • Tiene dificultad para ver

Nota: los problemas o dificultades en el aprendizaje en la escuela algunas veces pueden deberse a la incapacidad del niño para ver el pizarrón o los materiales de lectura.

Nombres alternativos

Estrabismo convergente (ojos bizcos); Esotropía; Exotropía; Hipotropia; Hipertropia; Ojo estrábico; Estrabismo divergente; Desalineación de los ojos.


Ver detalle


Defectos Refractivos

Para que usted vea un objeto que llama su atención, la luz debe reflejarse en el objeto, entrar en su ojo y enfocarse en la retina, lámina superficial interna del fondo del ojo. Estos rayos de luz se codifican y se conducen por el nervio óptico, hasta la zona visual del cerebro, donde son interpretados como la imagen de un pajarito, o de árbol, etc.

Algunos de estos defectos pueden ser:

Emetropia


Si usted tiene visión normal, llamada emetropía, los objetos se enfocarán sobre la retina y usted verá los objetos nítida y cómodamente. La visión borrosa se debe, en la mayoría de los casos, a un defecto llamado ametropía o defecto refractivo, que impide el enfoque en la retina de la imagen que se esté observando.                                                                                                                                

                                                            

Miopía

En la miopía, los rayos luminosos de objetos distantes se enfocan delante de la retina, de modo que la persona miope, solamente puede ver claramente objetos cercanos. El principal síntoma en la miopía es la mala visión de lejos, aunque a veces la persona entrecierra los párpados para mejorar la mala visión.

                                                                 

Hipermetropía


En la hipermetropía, lo que ocurre es que los rayos luminosos llegan al ojo y se enfocan detrás de la retina, ocasionando una imagen borrosa. Los síntomas de la hipermetropía varían enormemente desde mala visión de lejos, hasta emborronamiento constante o intermitente con el trabajo de cerca o fatiga visual.

                                                                   

Astigmatismo


Es uno de los defectos visuales más comunes. Un 35% de las personas que necesitan corrección visual, tienen astigmatismo. Se produce por una irregularidad en la curvatura de la córnea o del lente cristalino, lo que hace que los rayos de luz entren al ojo y enfoquen a diferentes distancias de la retina. La persona astigmática no puede ver la imagen entera perfectamente nítida. Los síntomas son imágenes distorsionadas o borrosas en casos severos, o dolores de cabeza, fatiga visual y mala coordinación manual en casos leves.

                                                                 

Con la edad, los músculos del ojo pierden algo de su capacidad y se vuelve difícil enfocar correctamente objetos situados a menos de un metro de distancia; por ello, todas las personas tarde o temprano, comienzan a tener problemas para leer escritura pequeña, especialmente con poca luz y encuentran que pueden leer mejor extendiendo el brazo que a la distancia normal de lectura. Esta condición se conoce como presbicia. La principal queja es la mala visión de cerca. 

Todos estos errores o defectos refractivos pueden corregirse con anteojos o con lentes de contacto o por medio de la cirugía refractiva, y cuanto antes se descubran mejor. Por ello el primer paso en el tratamiento, es un examen completo por un médico especialista en el cuidado de sus ojos.

Recuerde hacer examinar sus ojos y los de sus hijos, por lo menos una vez al año.

Para información acerca de la cirugía para corregir estos defectos refractivos visite en nuestra página CIRUGÍA REFRACTIVA

Ver detalle


Blefaritis

Blefaritis significa inflamación de los párpados. 

Las infecciones crónicas de los párpados son comunes. Estas infecciones pueden producir muy pocos síntomas o pueden producir severos problemas oculares. Los síntomas menores más frecuentes son ardor, ojos rojos, rasquiña de los párpados, caspa en las pestañas e irritación de los ojos. Muchas personas toleran estos problemas por muchos años sin consultar a su médico oftalmólogo.

La blefaritis es realmente una infección de los párpados y no de los ojos. La inflamación es causada por una bacteria llamada estafilococo epidermidis que afecta las glándulas de los párpados y las pestañas.

La infección por lo general es difícil de erradicar, ya que la bacteria se localiza en lo profundo de las glándulas. La mayoría de las veces el tratamiento logra mejorar la enfermedad pero en ocasiones la infección crónica es imposible de eliminar por completo, y por lo tanto si se suspende el tratamiento los síntomas pueden volver a aparecer.

Lo más importante para el tratamiento de esta infección crónica de los párpados es limpiar la base de las pestañas, es decir el borde de los párpados con un aplicador o copito humedecido con champú especial o champú para niños. El tratamiento es complementado con un ungüento antibiótico que usted debe aplicarse en los ojos todas las noches al momento de acostarse. La limpieza de los párpados se debe hacer en las mañanas frente a un espejo. Durante el día no es necesario aplicarse el ungüento ya que esto le dejaría viendo borroso.  

                                                                          

Algunas personas se sienten peor durante la primera semana de tratamiento. Esto sucede porque las bacterias están saliendo de lo profundo de los párpados y llegan a irritar los ojos. No se alarme si esto le sucede. 

El éxito depende de lo constante que se siga el tratamiento. No espere estar mejor en pocos días. La diferencia se va a notar en pocas semanas. Tenga paciencia y siga las instrucciones que se le han dado.

Ver detalle


El Computador y la visión

Desde que aparecieron las pantallas de computador, las molestias relacionadas con su uso han aumentado. Muchas personas se quejan de dolor de cabeza, dolor de espalda o del cuello, visión borrosa para lejos y para cerca, ardor, fotofobia, resequedad, sensación de fatiga y ocasionalmente visión doble. 

¿Qué causa estos problemas?

¿Qué causa estos problemas?

Los síntomas a menudo se deben a una combinación de factores. El ojo humano trabaja sin esfuerzo a grandes distancias. Cuando se trabaja frente a un computador se requiere acomodación ya que la pantalla se encuentra a corta distancia.. Cuando el ojo cambia su enfoque de lejos a cerca, los músculos dentro del ojo tienen que empezar a trabajar y el sobreuso causa cansancio visual. Otro factor importante es la disminución del parpadeo. Un estudio demostró que las personas pueden reducir su parpadeo hasta en un 66%. Una ubicación inadecuada de la pantalla o un ambiente de trabajo deficiente pueden ser la causa de las molestias. Los defectos refractivos que el individuo tiene desde antes de utilizar su computador pueden manifestarse cuando se empieza a trabajar frente a la pantalla de video.

Por estas razones se recomiendan exámenes oculares periódicos. Usted debe decir a su oftalmólogo, que trabaja durante largo rato frente a una pantalla de video, mencionarle los síntomas y comentarle las características del ambiente en que trabaja. Un examen cuidadoso puede detectar hipermetropía, presbicia, astigmatismo o insuficiencia de convergencia.

Hipermetropía. Cuando una persona puede ver las cosas un poco más claramente en la distancia que de cerca, tiene hipermetropía. A veces pueden ver bien de cerca pero realizando un gran esfuerzo visual. Cuando se trabaja con una pantalla de video este esfuerzo habitualmente se agrava.

Presbicia. Se asocia al envejecimiento y la persona pierde la habilidad de enfocar objetos cercanos. Es un fenómeno natural que se hace evidente después de los cuarenta años de edad. La presbicia se corrige con lentes para trabajo de cerca o con anteojos bifocales que le permiten buena visión de lejos y de cerca.

Astigmatismo. En el astigmatismo la visión es borrosa en todas las distancias porque la imagen no se enfoca nítidamente en la retina. El ojo normalmente de forma esférica, se aplana en un eje y causa visión borrosa. El uso de lentes en forma continua, proporciona buena visión y permite ver durante períodos prolongados sin fatiga visual.

Insuficiencia de Convergencia. Normalmente si observamos un objeto cercano los ojos deben converger, es decir acercar sus ejes visuales. Cuando hay una insuficiencia de convergencia la persona no junta bien sus ojos para ver de cerca y esto le causa mucho cansancio.

Ver detalle


Glaucoma

En el glaucoma se produce daño del nervio óptico acompañado de pérdida del campo visual secundaria a un grupo de enfermedades que ocasionan, la mayoría de las veces, aumento de presión dentro del ojo. Si esta presión no se controla, ocasionará daño del nervio óptico con pérdida de visión. Cuando se diagnostica tempranamente se puede prevenir la pérdida de la visión.

¿Cómo se manifiesta?

La mayoría de las veces el glaucoma no da síntoma alguno o si existen son muy sutiles hasta cuando el trastorno ha progresado al punto de una pérdida extensa de la visión periférica. Sin embargo, puede haber episodios de dolor ocular y visión borrosa. El glaucoma agudo ocasiona pérdida súbita y dolorosa de la visión y se puede acompañar de dolor de cabeza y náuseas. Generalmente en estos casos el ojo está inflamado, y aunque ambos ojos pueden estar predispuestos, el ataque agudo ocurre en uno solo.

¿Por qué se produce?

Un líquido transparente (humor acuoso) llena la parte anterior del ojo. Circula entre el iris y el lente cristalino, atraviesa la pupila hacia la cámara anterior y luego drena a unas venas en la superficie anterior del ojo (ver figura).

                                                     

Continuamente hay un balance delicado entre la cantidad de humor acuoso producido y la cantidad que drena del ojo, de tal manera que la presión dentro del ojo permanece relativamente constante y dentro de límites normales. Si ocurre alguna obstrucción al flujo de salida en cualquier punto, se producirá un aumento de presión dentro del ojo y puede desarrollarse el glaucoma. Esta presión es independiente de la presión arterial.

Hay muchos tipos de glaucoma. La variedad más común es el glaucoma primario de ángulo abierto; este tipo de glaucoma generalmente ocurre después de los cuarenta años y con una historia familiar de la misma enfermedad, aunque puede ocurrir en individuos más jóvenes y sin familiares afectados. En el glaucoma de ángulo abierto ocurre un bloqueo microscópico a nivel de la malla. También hay un grupo de pacientes con glaucoma de presión baja o normal.

Otra variedad menos común es el glaucoma crónico de ángulo estrecho o cerrado. El ángulo al que nos referimos aquí es aquel formado por la córnea y el iris (ver figura) y contiene la malla de drenaje del ojo. En este tipo de glaucoma el iris cierra este ángulo lo cual resulta en aumento de la presión.

El glaucoma secundario resulta por diferentes causas como inflamación del iris, accidentes, cirugía, etc. También existen las formas congénita, infantil y juvenil asociadas a otras enfermedades, aunque son mas raras.

El glaucoma congénito se caracteriza por ojos grandes, córneas opacas y exceso de lagrimeo en el niño afectado.

                                           

                                                     Nervio Óptico Normal              Nervio Óptico con Glaucoma

¿Quién puede padecer glaucoma?

Todos debemos preocuparnos por esta enfermedad que es una de las mayores causas de ceguera en el mundo. Es muy importante hacer exámenes periódicos. El médico oftalmólogo puede hacer el diagnóstico apropiado mediante mediciones de la presión dentro del ojo, examen de la visión periférica, análisis de la apariencia del nervio óptico, así como otros exámenes especiales que forman parte de la evaluación. Muchos pacientes obtienen resultados en los límites de la normalidad y por ello se observan con "sospecha de glaucoma". Se les hace un seguimiento cuidadoso para evaluar los signos de progresión a glaucoma.

                                               

Las siguientes personas tienen un riesgo mayor de tener la enfermedad:

  • Mayores de 45 años de edad
  • Historia familiar de glaucoma
  • Presión ocular alta
  • Historia de traumatismo ocular previo
  • Diabéticos o miopes
  • Quien use gotas con esteroides

Tratamiento

El glaucoma primario de ángulo abierto se trata con varios tipos de gotas y cuando es necesario con medicación oral. Cuando este tipo de tratamiento es inefectivo o no se tolera, se utilizan rayos láser. Los casos avanzados que amenazan con pérdida de visión se tratan mediante una cirugía "filtrante" para reducir la presión.

El glaucoma de ángulo estrecho se trata inicialmente con gotas pero requiere un procedimiento definitivo denominado "iridectomía", bien sea con cirugía o preferiblemente con rayos láser.

El glaucoma congénito también requiere una rápida atención quirúrgica si se tiene alguna esperanza de salvar la visión. El glaucoma secundario se trata de acuerdo a la enfermedad que lo ocasiona y con medidas específicas para bajar la presión del ojo.

Los antigripales, antialérgicos, drogas para el mareo, tranquilizantes y antidepresivos, deben evitarse en casos de glaucoma de ángulo estrecho o cerrado.

La mayoría de los casos de glaucoma se pueden manejar satisfactoriamente y así evitar la pérdida de visión. La detección temprana, el tratamiento apropiado y un entendimiento de la enfermedad y el modo de tratarla, son las fundamentales para el control exitoso.

Ver detalle


Maculopatía del Envejecimiento

El centro de la retina se denomina la mácula y es la responsable de la visión central y de la capacidad de ver detalles y los colores con precisión. La región macular tiene un diámetro de aproximadamente 1000 micras, es decir su área puede equivaler a una "o" de este texto. La maculopatía del envejecimiento es una enfermedad progresiva de esta región central de la retina. La enfermedad es más común en personas mayores y por esto se relaciona con el envejecimiento.

                                                       

Cuando se afecta la mácula, el ojo ve una mancha central borrosa y pierde la capacidad de ver detalles como por ejemplo las letras de un texto. Aparecen escotomas que son áreas localizadas de pérdida de visión. Los objetos se observan distorsionados o muy tenues. Las líneas rectas pueden verse onduladas.

La causa de esta enfermedad no está bien determinada. Hay factores que parecen tener importancia como la falta de algunas vitaminas, alteraciones de la circulación de la retina, exposición excesiva a la luz ultravioleta y herencia.

La maculopatía del envejecimiento tiene dos formas de presentación. La variedad seca o atrófica en la que hay cambios en las células pigmentadas de la retina en forma de cicatriz. Para esta no existe un tratamiento efectivo.

La forma la húmeda, es en la que florecen vasos sanguíneos anormales en forma de membrana neovascular con sus efectos funestos. La membrana causa daño a las células fotorreceptoras y pérdida permanente de la visión. Estas membranas también pueden aparecer en personas jóvenes con miopía alta. La enfermedad se confirma con la angiografía fluoresceínica.

¿Puedo tener Maculopatia?

La enfermedad se desarrolla lentamente. Sin embargo, en la forma húmeda de la enfermedad, la visión se puede afectar rápidamente. Una forma de detectar la enfermedad es observando la rejilla de Amsler. Si al observarla usted detecta alguna distorsión en las líneas, puede tratarse de una maculopatía. El tratamiento consiste en medidas preventivas y nutricionales, y en las membranas húmedas la terapia fotodinámica. Lentes magnificadores especiales pueden ser de mucha utilidad.

Terapia Fotodinámica

Hasta el desarrollo de VisudyneÒ y la terapia fotodinámica no existía esperanza para los pacientes afectados de membranas neovasculares subfoveales. El tratamiento disponible hasta entonces disponible era tan agresivo como la enfermedad misma. Se utilizaba un láser térmico que destruía la membrana y a la vez los tejidos vecinos produciendo pérdida de la visión central.

                                                         

Hoy en día existe la terapia fotodinámica que consiste en inyectar una sustancia (Visudyne ) en la circulación y después de un momento, cuando ya la sustancia se ha adherido al endotelio (la capa más interna) de la neovascularización, se aplica una luz láser con una longitud de onda específica, para estimular cambios físicos y químicos en la droga, que entonces actúa "marchitando" la membrana.

El efecto final es la detención del crecimiento de la membrana previniendo así la pérdida de la agudeza visual y de la visión de contraste; a veces es necesario aplicar mas de una vez la terapia.

La terapia fotodinámica es un gran avance en la oftalmología y una esperanza para el control de la pérdida visual.

Texto preparado por:
Dr. Guillermo Marroquín G.
Dr. Leoncio Corrales R.



Ver detalle


Lesiones del Quiasma Óptico

El ojo es el órgano encargado de la visión. Cada uno de nuestros ojos capta las imágenes de los objetos en que fijamos nuestra atención. Sin embargo no es allí donde en realidad “vemos”. La visión se logra en el cerebro. Es necesario llevar hasta el cerebro las imágenes que se captan en los ojos. Los encargados de que esto suceda son los nervios ópticos.

De la parte de atrás de cada ojo sale un nervio óptico llevando la información de ese ojo. Una vez ha entrado al cráneo (cavidad interna de la cabeza donde se encuentra el cerebro) la mitad interna de cada nervio óptico se cruza hasta el otro lado, mientras que la otra mitad sigue por el mismo lado. Las dos mitades que se cruzan forman una especie de “x” la cual se denomina quiasma óptico.

La mitad que no se cruza y sigue por el mismo lado lleva la información del campo visual interno de cada ojo. Las mitades que sí cruzan llevan la información del campo visual externo de cada ojo; esto es, mirando de frente, lo que podemos ver a nuestra derecha e izquierda sin necesidad de mover los ojos - lo que comúnmente se llama de “reojo”.

El quiasma óptico está localizado muy cercano a otras estructuras dentro del cráneo, tales como la glándula hipófisis, las arterias carótidas internas, los nervios olfatorios y el tercer ventrículo. Existen enfermedades propias del quiasma que pueden alterar de manera especial la visión, pero también algunas enfermedades de las estructuras vecinas que pueden hacerlo.

La hipófisis es una glándula que se encuentra localizada dentro del cráneo, en la parte inferior del cerebro. Tiene como función primordial la elaboración hormonas. 

Las enfermedades de la hipófisis que pueden lesionar al quiasma óptico son aquellas que causan aumento exagerado de su tamaño. Esto ocasiona que el quiasma óptico sea comprimido por la masa en crecimiento.

Esta comprensión hace que se altere información que viene por los nervios ópticos de ambos ojos, porque es en este sitio donde se unen para cruzarse hasta el otro lado. Esto ocasionaría alteración del campo visual en las partes externas, a la manera de los tapaojos laterales que se colocan a los caballos.

Si usted padece una enfermedad de la hipófisis que ha ocasionado daño sobre el quiasma y por lo tanto sobre su campo visual, es probable que el daño se reduzca o desaparezca una vez le sea realizado el tratamiento o la cirugía indicados para su caso. La determinación del daño en el campo visual y el control posterior para valorar la evolución del mismo, se realiza por medio de un examen llamado campimetría que le ordenará su médico oftalmólogo.

Ver detalle


Ojo Seco

El ojo requiere humedad para mantener su superficie sana. Cuando la cantidad de lágrimas que el ojo produce es insuficiente o de mala calidad se produce el denominado ojo seco.

Las personas que sufren de ojo seco presentan irritación, enrojecimiento, fotofobia, sensación de cuerpo extraño, resequedad y a veces disminución de la visión. Paradójicamente, puede haber lagrimeo excesivo como respuesta a la resequedad de la superficie. Los síntomas se deben a la aparición de zonas secas y desvitalizadas en la superficie ocular.

Los síntomas del ojo seco se pueden presentar como parte del envejecimiento, particularmente en mujeres o como parte de enfermedades como la artritis reumatoidea, lupus o enfermedad de Sjogren. Puede ser secundaria al uso de medicamentos como antihistamínicos, anticonceptivos o antidepresivos. El problema se puede agravar en casos de blefaritis, ambientes contaminados, uso de lentes de contacto, excesivo trabajo con pantallas de computador o por humo de tabaco.

Es difícil curar esta enfermedad. El tratamiento se hace con sustitutos de lágrima de diferentes tipos. En ocasiones se hace necesario taponar los conductos lagrimales por donde la lágrima drena del ojo hacia las fosas nasales.

Las siguientes recomendaciones son útiles para aliviar las molestias:

• Busque el aire puro
• Evite el aire acondicionado
• Tenga el flujo del aire lejos de la cara
• Evite los abanicos y ventiladores
• Evite las corrientes de aire
• Use anteojos, preferiblemente gafas herméticas
• La humedad del aire debe ser mayor del 35%
• Evite el humo de tabaco
• Duerma bien
• Duerma siesta
• Cierre los ojos con frecuencia
• Parpadee frecuentemente
• Calor local puede ayudar

Ver detalle


Retinopatía Diabética

La diabetes mellitus es una enfermedad que afecta la habilidad del cuerpo para usar y almacenar el azúcar y produce niveles de azúcar sanguínea (glicemia) elevados. Esta enfermedad también puede causar serios cambios en los ojos, con lesiones tales como cataratas, glaucoma y cambios en los vasos sanguíneos del fondo del ojo que pueden afectar la visión.

¿Qué es la Retinopatía Diabética?

La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes. Es causada por el daño de los vasos sanguíneos que nutren la retina. La retina es la parte del ojo donde se enfoca la luz filtrada a través del cristalino. 

El riesgo de desarrollar retinopatía diabética es alto en pacientes que han tenido diabetes por un largo tiempo. Alrededor del 60% de los pacientes que tienen diabetes por quince años o más, tienen algún daño en sus vasos sanguíneos. 

Solamente un pequeño porcentaje de aquellos que desarrollan retinopatía, sin embargo, tiene serios problemas con la visión y un porcentaje aún más pequeño llega a quedar ciego. La retinopatía diabética es la primera causa de ceguera irreversible en adultos y los pacientes diabéticos son veinticinco veces más propensos a la ceguera que los no diabéticos.

Hay dos formas de Retinopatía Diabética:

En la retinopatía básica, los vasos sanguíneos de la retina cambian. Algunos vasos disminuyen en tamaño y otros crecen o forman sacos como balones que obstruyen el flujo sanguíneo. Esos vasos dejan escapar fluidos y sangre causando hinchazón de la retina y formando depósitos llamados exudados. La retinopatía básica es una alarma y puede progresar a estados más serios de pérdida de visión.

La segunda forma de retinopatía es la proliferativa. Esta comienza con la adición de nuevos vasos sanguíneos que crecen sobre la superficie de la retina o en el nervio óptico. Esos vasos frágiles pueden romperse y sangrar dentro del vítreo (la sustancia transparente y gelatinosa que llena el centro del ojo). Si la sangre escapada oscurece el vítreo, el paso de la luz queda bloqueado y las imágenes se distorsionan. 

                                                   

Adicionalmente, la cicatriz que se forma a partir de los vasos sanguíneos rotos en el vítreo puede jalar la retina, desprendiéndola del fondo del ojo. Los vasos sanguíneos que crecen sobre el iris causan una forma de glaucoma.

El examen médico periódico por el oftalmólogo es la mejor protección contra la progresión de la retinopatía diabética

Para detectar la retinopatía diabética, el oftalmólogo examina sin causar dolor el interior del ojo usando un instrumento llamado oftalmoscopio. El interior del ojo puede ser fotográfico también para obtener información adicional.

Si hay retinopatía diabética el oftalmólogo puede ver el vaso sanguíneo que está sangrando o dejando escapar líquido con una angiografía fluoresceínica.

Probablemente el tratamiento más importante es la fotocoagulación con láser. Este tratamiento no requiere cortes quirúrgicos del ojo y se puede realizar en el consultorio. Si la retinopatía diabética se detecta tempranamente, la fotocoagulación con láser puede detener el daño.

La fotocoagulación no puede usarse en todos los pacientes. Dependiendo de la localización y extensión de la retinopatía diabética y si el vítreo está opaco o con sangre, debe usarse otro tratamiento. Este procedimiento quirúrgico se denomina vitrectomía. 

El tratamiento exitoso de la retinopatía diabética no sólo depende de la detección temprana con controles y tratamiento por el oftalmólogo; también depende de la actitud del paciente y de su propio cuidado.

Aunque la actividad física causa pocos problema, ésta puede incrementar el sangrado en la retinopatía proliferativa. El ejercicio en estos pacientes deberá ser moderado y regulado, evitando movimientos bruscos de la cabeza. 

¿Quién puede tratar la retinopatía diabética?

Solamente un oftalmólogo puede tratar la retinopatía diabética. Un oftalmólogo es un doctor en medicina que está educado, entrenado y autorizado para proveer el cuidado total para sus ojos.

Este cuidado incluye la realización de exámenes completos y la prescripción de los lentes adecuados, diagnóstico de las enfermedades y desórdenes del ojo y el uso de los procedimientos médicos y quirúrgicos apropiados y necesarios para su tratamiento.

Los especialistas en retina son oftalmólogos con entrenamiento y experiencia para tratar las enfermedades que afectan la retina tales como la retinopatía diabética.

La pérdida de la visión se puede prevenir 

La detección temprana de la retinopatía diabética es la mejor protección contra la pérdida de visión. Aún cuando los síntomas no sean notables, el paciente diabético deberá someterse a un examen por el oftalmólogo al menos una vez al año. Estos exámenes deberán ser más frecuentes si la retinopatía diabética ya ha sido diagnosticada. 

En la mayoría de los casos, con controles cuidadosos el oftalmólogo puede comenzar el tratamiento antes de que la visión se afecte. 

Recuerde, un oftalmólogo es el único doctor quien provee total cuidado para sus ojos: médico, quirúrgico y óptico.

Texto preparado por:

Doctor Leoncio Corrales R.


Ver detalle


Catarata

El lente cristalino es una estructura transparente localizada por detrás del iris, que sirve para enfocar los rayos de luz en la retina. Cuando este lente pierde algo de su transparencia, se le denomina catarata. Esta pérdida de claridad es frecuente y se desarrolla con la edad. También se pueden desarrollar cataratas por lesiones oculares e inflamaciones del ojo, drogas, enfermedades metabólicas como la diabetes, anomalías congénitas, etc. 

                                                           

¿Tengo cataratas? 


Inicialmente las cataratas pueden causar cambios que eviten en forma temporal la necesidad de anteojos para la lectura. Al avanzar la opacidad se va a hacer evidente el deterioro de la visión y la necesidad del tratamiento. Dos personas con el mismo tipo y madurez de catarata pueden experimentar grados distintos de dificultad dependiendo de su ocupación, actividades rutinarias y actitudes generales hacia su visión. En la medida en que la catarata se hace más densa (catarata madura), la pérdida de la visión se hace más evidente, en algunos casos incapacitando a la persona. En los casos muy avanzados de catarata, podrá notarse a simple vista ya que la pupila del ojo afectado cambia su color negro normal y se vuelve blanco amarillenta.

¿Cuál es el tratamiento? 


En los estados iniciales de una catarata, el tratamiento simplemente consiste en ajustar los anteojos. En la medida en que avanza, se considera la cirugía y se tomará una decisión conjunta por el cirujano y el paciente (y la familia). No hay necesidad de apresurarse para este tipo de cirugía a menos que se presente una complicación (hipermadurez, glaucoma secundario etc.) Sin embargo la catarata congénita si requiere una intervención temprana. En la gran mayoría de los casos la cirugía se hace bajo anestesia local y en forma ambulatoria. Se pueden utilizar varios procedimientos quirúrgicos dependiendo de las preferencias del cirujano y la naturaleza de la catarata. 

Esta cirugía se puede hacer ya sea por técnica convencional o por facoemulsificación que es una técnica quirúrgica que permite por ultrasonido deshacer la catarata y extrerla a través de una incisión muy pequeña, que inclusive no requiere puntos. Este método permite una recuperación en un tiempo mucho más corto. En ningún caso, y contrariamente a las creencias populares se utiliza solo el rayo láser.

                                                   

En la mayoría de los casos se introduce un lente intraocular permanente. Este lente le devuelve al ojo el poder de enfoque que tenía con el lente natural. Hay casos en los cuales no se puede colocar este lente y por lo tanto hay que restaurar la visión mediante el uso de un lente de contacto o de anteojos.

                                                   

La cirugía de catarata ha evolucionado hasta convertirse en una de las cirugías con resultados más satisfactorios. Si no hay una enfermedad ocular preexistente significativa, la cirugía tendrá más de un 95% de probabilidades de éxito. Por supuesto que pueden ocurrir complicaciones en algunos casos, pero la mayoría se pueden tratar con buenos resultados. El cuidado post-operatorio implica el uso de gotas para los ojos durante varias semanas y controles por parte del médico oftalmólogo. Dependiendo del método utilizado por el cirujano, las actividades se restringen un poco por un período variable de tiempo.

Una catarata secundaria es el desarrollo de una “cápsula posterior opaca”. En cualquier momento después de una cirugía satisfactoria de catarata, la cápsula que se dejó en el ojo puede desarrollar una opacidad ocasionando síntomas parecidos a los de catarata original. Esto se puede corregir fácilmente con el Láser Yag en un tratamiento corto e indoloro y ambulatorio. La energía del láser se enfoca en la membrana opaca y con unos pulsos de energía se crea una apertura que puede restaurar la visión.

Ver detalle