Enfermedades y Tratamientos


Enfermedades y Tratamientos

BLEFARITIS

Blefaritis significa inflamación de los párpados. 

Las infecciones crónicas de los párpados son comunes. Estas infecciones pueden producir muy pocos síntomas o pueden producir severos problemas oculares. Los síntomas menores más frecuentes son ardor, ojos rojos, rasquiña de los párpados, caspa en las pestañas e irritación de los ojos. Muchas personas toleran estos problemas por muchos años sin consultar a su médico oftalmólogo.

La blefaritis es realmente una infección de los párpados y no de los ojos. La inflamación es causada por una bacteria llamada estafilococo epidermidis que afecta las glándulas de los párpados y las pestañas.

La infección por lo general es difícil de erradicar, ya que la bacteria se localiza en lo profundo de las glándulas. La mayoría de las veces el tratamiento logra mejorar la enfermedad pero en ocasiones la infección crónica es imposible de eliminar por completo, y por lo tanto si se suspende el tratamiento los síntomas pueden volver a aparecer.

Lo más importante para el tratamiento de esta infección crónica de los párpados es limpiar la base de las pestañas, es decir el borde de los párpados con un aplicador o copito humedecido con champú especial o champú para niños. El tratamiento es complementado con un ungüento antibiótico que usted debe aplicarse en los ojos todas las noches al momento de acostarse. La limpieza de los párpados se debe hacer en las mañanas frente a un espejo. Durante el día no es necesario aplicarse el ungüento ya que esto le dejaría viendo borroso.

Algunas personas se sienten peor durante la primera semana de tratamiento. Esto sucede porque las bacterias están saliendo de lo profundo de los párpados y llegan a irritar los ojos. No se alarme si esto le sucede. 

El éxito depende de lo constante que se siga el tratamiento. No espere estar mejor en pocos días. La diferencia se va a notar en pocas semanas. Tenga paciencia y siga las instrucciones que se le han dado.

MACULAPATÍA DEL ENVEJECIMIENTO

El centro de la retina se denomina la mácula y es la responsable de la visión central y de la capacidad de ver detalles y los colores con precisión. La región macular tiene un diámetro de aproximadamente 1000 micras, es decir su área puede equivaler a una “o” de este texto. La maculopatía del envejecimiento es una enfermedad progresiva de esta región central de la retina. La enfermedad es más común en personas mayores y por esto se relaciona con el envejecimiento.

Cuando se afecta la mácula, el ojo ve una mancha central borrosa y pierde la capacidad de ver detalles como por ejemplo las letras de un texto. Aparecen escotomas que son áreas localizadas de pérdida de visión. Los objetos se observan distorsionados o muy tenues. Las líneas rectas pueden verse onduladas.

La causa de esta enfermedad no está bien determinada. Hay factores que parecen tener importancia como la falta de algunas vitaminas, alteraciones de la circulación de la retina, exposición excesiva a la luz ultravioleta y herencia.

La maculopatía del envejecimiento tiene dos formas de presentación. La variedad seca o atrófica en la que hay cambios en las células pigmentadas de la retina en forma de cicatriz. Para esta no existe un tratamiento efectivo.

La forma la húmeda, es en la que florecen vasos sanguíneos anormales en forma de membrana neovascular con sus efectos funestos. La membrana causa daño a las células fotorreceptoras y pérdida permanente de la visión. Estas membranas también pueden aparecer en personas jóvenes con miopía alta. La enfermedad se confirma con la angiografía fluoresceínica.

¿Puedo tener Maculopatia?

La enfermedad se desarrolla lentamente. Sin embargo, en la forma húmeda de la enfermedad, la visión se puede afectar rápidamente. Una forma de detectar la enfermedad es observando la rejilla de Amsler. Si al observarla usted detecta alguna distorsión en las líneas, puede tratarse de una maculopatía. El tratamiento consiste en medidas preventivas y nutricionales, y en las membranas húmedas la terapia fotodinámica. Lentes magnificadores especiales pueden ser de mucha utilidad.

Terapia Fotodinámica

Hasta el desarrollo de VisudyneÒ y la terapia fotodinámica no existía esperanza para los pacientes afectados de membranas neovasculares subfoveales. El tratamiento disponible hasta entonces disponible era tan agresivo como la enfermedad misma. Se utilizaba un láser térmico que destruía la membrana y a la vez los tejidos vecinos produciendo pérdida de la visión central.

Hoy en día existe la terapia fotodinámica que consiste en inyectar una sustancia (Visudyne ) en la circulación y después de un momento, cuando ya la sustancia se ha adherido al endotelio (la capa más interna) de la neovascularización, se aplica una luz láser con una longitud de onda específica, para estimular cambios físicos y químicos en la droga, que entonces actúa “marchitando” la membrana.

El efecto final es la detención del crecimiento de la membrana previniendo así la pérdida de la agudeza visual y de la visión de contraste; a veces es necesario aplicar mas de una vez la terapia.

La terapia fotodinámica es un gran avance en la oftalmología y una esperanza para el control de la pérdida visual.

Texto preparado por:
Dr. Guillermo Marroquín G.
Dr. Leoncio Corrales R.

ESTRABISMO

Es un trastorno en el cual los dos ojos no se alinean en la misma dirección y, por lo tanto, no miran al mismo objeto al mismo tiempo. La afección se conoce más comúnmente como “ojos bizcos” (estrabismo convergente).

Seis músculos diferentes circundan los ojos y trabajan “como un equipo” de manera que ambos ojos se puedan enfocar en el mismo objeto.

En alguien con estrabismo, estos músculos no trabajan juntos. Como resultado, un ojo mira a un objeto, mientras el otro ojo se voltea en una dirección diferente y se enfoca sobre otro objeto.

Cuando esto ocurre, se envían dos imágenes diferentes al cerebro: una desde cada ojo. Esto confunde al cerebro. En los niños, el cerebro puede aprender a ignorar la imagen proveniente del ojo más débil.

Si el estrabismo no se trata, el ojo que el cerebro ignora nunca verá bien. Esta pérdida de la visión se denomina ambliopía y también recibe el nombre de “ojo perezoso”. Algunas veces, la ambliopía se presenta primero y causa el estrabismo.

En la mayoría de los casos de estrabismo en niños, la causa se desconoce. En más de la mitad de estos casos, el problema está presente al nacer o poco después (estrabismo congénito).

La mayoría de las veces, el problema tiene que ver con el control muscular y no con la fortaleza del músculo.

Otros trastornos asociados con el estrabismo en los niños abarcan: 

  • Síndrome de Apert
  • Parálisis cerebral
  • Rubéola congénita
  • Hemangioma cerca del ojo durante la lactancia
  • Síndrome de incontinencia pigmentaria 
  • Síndrome de Noonan
  • Síndrome de Prader-Willi
  • Retinopatía del prematuro
  • Retinoblastoma
  • Lesión cerebral traumática
  • Trisomía 18

El estrabismo que se desarrolla en los adultos puede ser causado por: 

  • Botulismo
  • Diabetes (causa una afección conocida como estrabismo paralítico adquirido)
  • Síndrome de Guillain-Barré
  • Lesión en el ojo
  • Intoxicación por mariscos
  • Accidente cerebrovascular
  • Lesión cerebral traumática
  • Pérdida de la visión por cualquier enfermedad o lesión ocular 

Los antecedentes familiares de la enfermedad son un factor de riesgo. La hipermetropía puede ser un factor contribuyente, especialmente en niños. Además, cualquiera otra enfermedad que cause pérdida de la visión también puede ocasionar estrabismo.

Síntomas

Los síntomas del estrabismo pueden estar presentes todo el tiempo o pueden ir y venir. Pueden abarcar: 

  • Estrabismo (ojos bizcos)
  • Visión doble
  • Ojos que no se alinean en la misma dirección
  • Movimientos oculares descoordinados (los ojos no se mueven juntos)
  • Pérdida de la visión o de la percepción de profundidad 

Es importante notar que debido a que los niños pueden desarrollar ambliopía muy rápidamente, es posible que nunca tengan visión doble.

Pruebas y exámenes

El examen físico abarcará una revisión detallada de los ojos. Igualmente se llevarán a cabo exámenes para determinar qué tan desalineados están los ojos.

Los exámenes de los ojos comprenden:

  • Reflejo corneal a la luz
  • Prueba de oclusión/desoclusión
  • Examen de la retina
  • Examen oftálmico estándar
  • Agudeza visual

También se lleva a cabo un examen del cerebro y el sistema nervioso (neurológico).

Tratamiento

El primer paso para tratar el estrabismo en los niños es prescribir gafas, de ser necesario.

La ambliopía u ojo perezoso se debe tratar primero. Se coloca un parche sobre el ojo bueno, lo cual obliga al ojo más débil a trabajar más intensamente.

Es posible que a su hijo no le guste usar un parche o gafas. Un parche obliga al niño a que vea inicialmente a través del ojo más débil. Sin embargo, es muy importante usar el parche o las gafas siguiendo las instrucciones.

Si los ojos aún no se mueven correctamente, se puede necesitar cirugía de los músculos oculares. Se fortalecerán o se debilitarán diferentes músculos en el ojo.

La cirugía de reparación de los músculos oculares no arregla la visión deficiente de un ojo perezoso y el niño posiblemente tenga que usar gafas después de la intervención. En general, cuanto más joven sea el niño cuando se realice la cirugía, mejor será el resultado.

A los adultos con estrabismo leve que aparece y desaparece les puede ir bien con gafas y ejercicios de los músculos oculares para ayudarles a mantener los ojos derechos. Las formas más graves del estrabismo en adultos necesitarán cirugía para enderezar los ojos. Si el estrabismo ha ocurrido debido a la pérdida de la visión, será necesario corregirla antes de que la cirugía para el estrabismo pueda realizarse con éxito.

Expectativas (pronóstico)

Después de la cirugía, los ojos pueden lucir derechos, pero los problemas de visión pueden seguir.

El niño todavía puede tener problemas de lectura en la escuela y para los adultos conducir puede ser más difícil. La visión puede afectar la capacidad para practicar deportes.

Con el diagnóstico y tratamiento oportunos, el problema por lo regular se puede corregir. El retraso en el tratamiento puede llevar a la pérdida de la visión de manera permanente en un ojo. Aproximadamente un tercio de los niños con estrabismo presentará ambliopía.

Debido a que muchos niños padecerán estrabismo o ambliopía de nuevo, necesitan una vigilancia cuidadosa.

Cuándo contactar a un profesional médico

El estrabismo requiere una evaluación médica oportuna. Solicite una cita con el médico o el oftalmólogo si su hijo:

  • Parece tener estrabismo convergente (ojos bizcos)
  • Se queja de visión doble
  • Tiene dificultad para ver

Nota: los problemas o dificultades en el aprendizaje en la escuela algunas veces pueden deberse a la incapacidad del niño para ver el pizarrón o los materiales de lectura.

Nombres alternativos

Estrabismo convergente (ojos bizcos); Esotropía; Exotropía; Hipotropia; Hipertropia; Ojo estrábico; Estrabismo divergente; Desalineación de los ojos.

LESIONES DEL QUIASMA ÓPTICO

El ojo es el órgano encargado de la visión. Cada uno de nuestros ojos capta las imágenes de los objetos en que fijamos nuestra atención. Sin embargo no es allí donde en realidad “vemos”. La visión se logra en el cerebro. Es necesario llevar hasta el cerebro las imágenes que se captan en los ojos. Los encargados de que esto suceda son los nervios ópticos.

De la parte de atrás de cada ojo sale un nervio óptico llevando la información de ese ojo. Una vez ha entrado al cráneo (cavidad interna de la cabeza donde se encuentra el cerebro) la mitad interna de cada nervio óptico se cruza hasta el otro lado, mientras que la otra mitad sigue por el mismo lado. Las dos mitades que se cruzan forman una especie de “x” la cual se denomina quiasma óptico.

La mitad que no se cruza y sigue por el mismo lado lleva la información del campo visual interno de cada ojo. Las mitades que sí cruzan llevan la información del campo visual externo de cada ojo; esto es, mirando de frente, lo que podemos ver a nuestra derecha e izquierda sin necesidad de mover los ojos – lo que comúnmente se llama de “reojo”.

El quiasma óptico está localizado muy cercano a otras estructuras dentro del cráneo, tales como la glándula hipófisis, las arterias carótidas internas, los nervios olfatorios y el tercer ventrículo. Existen enfermedades propias del quiasma que pueden alterar de manera especial la visión, pero también algunas enfermedades de las estructuras vecinas que pueden hacerlo.

La hipófisis es una glándula que se encuentra localizada dentro del cráneo, en la parte inferior del cerebro. Tiene como función primordial la elaboración hormonas. 

Las enfermedades de la hipófisis que pueden lesionar al quiasma óptico son aquellas que causan aumento exagerado de su tamaño. Esto ocasiona que el quiasma óptico sea comprimido por la masa en crecimiento.

Esta comprensión hace que se altere información que viene por los nervios ópticos de ambos ojos, porque es en este sitio donde se unen para cruzarse hasta el otro lado. Esto ocasionaría alteración del campo visual en las partes externas, a la manera de los tapaojos laterales que se colocan a los caballos.

Si usted padece una enfermedad de la hipófisis que ha ocasionado daño sobre el quiasma y por lo tanto sobre su campo visual, es probable que el daño se reduzca o desaparezca una vez le sea realizado el tratamiento o la cirugía indicados para su caso. La determinación del daño en el campo visual y el control posterior para valorar la evolución del mismo, se realiza por medio de un examen llamado campimetría que le ordenará su médico oftalmólogo.